15/08/2022

Barcelona redefine el proyecto de reforma de la Via Laietana

Se crea un carril bici-bus de bajada y un vial segregado de subida que será compartido por el transporte público para realizar las paradas

El Ayuntamiento de Barcelona ha vuelto a redefinir la que tenía que ser la propuesta definitiva para que la Via Laietana deje de ser una «autopista urbana», una calle en la que no es agradable pasear ni transitar. La última propuesta de transformación se presentó justo antes de la pandemia y ahora el consistorio ha incorporado algunos cambios que considera que mejoran el anterior proyecto. 

Las principales modificaciones, según la nueva versión presentada este jueves, son dos: las bicis compartirán carril con el bus y el taxi de bajada, y no con el vehículo privado como se había previsto inicialmente, y tendrán un carril segregado de subida que, en lugar de ser central, se ubicará en el lateral. La previsión del Ayuntamiento es que las obras comiencen antes del verano de 2022 y duren como mínimo 10 o 12 meses.

Con todo y con esto, aún no hay fecha segura sobre la mesa y se ha de estudiar si las obras se hacen de una vez o por fases. La inversión no se aleja mucho de lo que ya se había previsto y se fija en 33 millones de euros.

La teniente de alcaldía de Urbanisme, Janet Sanz, ha explicado que los cambios se han incorporado después de haber aprendido algunas «lecciones» de movilidad en la Via Laietana y en otros puntos de la ciudad después de intervenciones de urbanismo táctico. Así, ha dicho, se ha «perfeccionado» el proyecto previo y se han incorporado «todas las miradas».

En total habrá dos carriles de bajada: uno compartido entre bicis, buses y taxis y otro para vehículos privados que tendrán que ir como máximo a 30 km/hora. De subida habrá un carril compartido para buses y taxis que también podrán usar vecinos o usuarios que hagan uso de los aparcamientos. Al lado, habrá segregado un carril bici, que será solo de subida.