19/08/2022

Los Mossos denuncian a un hombre por hacer volar un dron sobre Barcelona sin permiso

.

Agentes del Cuerpo de Mossos d’Esquadra, del área Central de Medios Aéreos denunciaron, el pasado 28 de enero, un hombre de 36 años que efectuó varios vuelos con dron por la ciudad de Barcelona, y L’Hospitalet. Estos vuelos podían suponer un riesgo de colisión con el resto de aeronaves tripuladas (principalmente helicópteros de los servicios de emergencia) o bien riesgo de caída del mismo dron sobre personas en caso de mal funcionamiento, además de incumplir varios preceptos de la normativa aérea.

En el marco del patrullaje que realizan los Mossos d’Esquadra se encuentra la supervisión de las operaciones con aeronaves no tripuladas (UAS) que puedan afectar a la seguridad pública. La identificación del vuelo se realizó mediante el análisis del espacio aéreo de Cataluña que realizan los Mossos intermediando sus sistemas de detección de drones que se enmarca dentro del proyecto Kuppel, que se trata de un sistema homologado por la OTAN que dispone de unos sensores instalados en diferentes puntos que configuran una especie de cúpula de protección aérea, mediante la cual se pueden detectar y geolocalizar estos aparatos de vuelo no tripulados.

El piloto vivía cerca de la plaza Cerdà, y, desde el balcón de su casa, realizaba rutas de más de 6 km de distancia por Barcelona, y ciudades del alrededor a unas alturas superiores a las permitidas legalmente, sin disponer el piloto de la documentación administrativa necesaria para poder hacer volar estas aeronaves.

El hecho de volar a estas distancias, además de estar totalmente prohibido, hace imposible que el piloto del dron pueda adoptar medidas para evitar la colisión del mismo con una aeronave tripulada, además de que en su recorrido ha sobrevolado zonas con mucha presencia de personas en la calle.

Los agentes de la Unidad Técnica de Seguridad Aérea (UTSA) y la Unidad de Drones (UDRON) realizaron un dispositivo hasta que pudieron localizar el piloto cuando estaba realizando un vuelo, momento en que lo pudieron identificar y denunciar.

Con toda la información recogida se ha enviado un atestado a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) autoridad que podrá sancionar los hechos con un importe de hasta 220.000 € por haber un riesgo de colisionar con otras aeronaves que sobrevuelan la ciudad de Barcelona.
Entre otros incumplimientos de la normativa aérea, el piloto no disponía de certificado para poder pilotar, no tenía seguro de responsabilidad civil, y el dron no llevaba la placa de identificación.