19/08/2022

Así serán los nuevos trenes de las líneas 1 y 3 del Metro de Barcelona

Se pondrán en marcha en el mes de mayo

En la planta de Alstom en Santa Perpètua se están fabricando los nuevos trenes de las series 7000 y 8000 del metro de Barcelona que sustituirán a la totalidad de las series 2000, 3000 y 4000, que constituyen la mayoría de material rodante de las líneas 1 y 3. Está previsto que los nuevos trenes empiecen a entrar en servicio comercial entre finales de mayo (primera unidad para la L3) y finales de junio (primera unidad para la L1). A partir de esa fecha, Alstom tiene previsto entregar 2 trenes al mes para cada una de las líneas.

Con la incorporación de estos trenes se retiran los 48 trenes de las series 2000 (6), 3000 (18) y 4000 (24), los más antiguos del parque móvil del metro, y se añaden 2 para ampliar la flota de la línea 3. Se acelera así un proceso de renovación que aumentará la fiabilidad del servicio y eliminará la presencia de amianto en el material móvil de la red . Se trata de la mayor operación de compra de material móvil ferroviario de la historia de TMB.

Laia Bonet presidenta de TMB

Esto se traduce en trenes con una estructura ligera, bajo consumo energético, fiabilidad técnica y facilidad de mantenimiento. También se incluyen condiciones de accesibilidad para cumplir no sólo la  normativa española y catalana  vigentes, sino también las directrices de los países del entorno que inspiran el futuro  Código de Accesibilidad de Catalunya. Las unidades, formadas por cinco coches interconectados, se equiparán con telemando y sensores para una gestión del mantenimiento del material móvil.

Respecto a los trenes actuales, los nuevos se distinguirán por la facilidad de acceso, la iluminación (100% de leds), la ergonomía del interiorismo, los sistemas de información y cámaras de videovigilancia en tiempo real, el bajo nivel de ruido y la disponibilidad de puertos USB para la carga de dispositivos móviles (una comodidad que ahora se encuentra únicamente en la línea 2).

Para potenciar la accesibilidad, se ha tenido en cuenta los criterios marcados por TMB y la supervisión de la Fundación ONCE. El resultado es que, además de los avisadores luminosos y sonoros ya conocidos, las puertas y pasillos serán más anchos, los cuatro espacios para personas con movilidad reducida estarán sensorizados y las puertas más próximas tendrán apertura automática en todas las estaciones. Exteriormente, las puertas estarán diferenciadas con el color rojo que se está implantando en la flota, para que contrasten con el blanco de los laterales